miércoles, 27 de enero de 2010

Solo



Peatón solitario andando por una típica banqueta a lo largo de una barda ciega. No es la experiencia más acogedora. Por otro lado, sí es agradable caminar por una banqueta de más de un metro de ancho y en buenas condiciones.