jueves, 28 de enero de 2010

En la bici.





Hoy anduve en bicicleta por estas dos banquetas. Por su buen tamaño, la uniformidad de su piso y la falta de obstáculos (como rampas, escalones, anuncios, árboles, etc) fue súmamente gratificante recorrerlas por este medio. Sobre todo Venustiano Carranza (2da. foto) que tiene rampas en cada esquina.

Y sí, hay un coche estacionado en la banqueta durante la hora pico.