jueves, 9 de septiembre de 2010

Sombra


No hay nada como caminar por una buena banqueta sombreada.