lunes, 12 de abril de 2010

Crecidito


Cuando la naturaleza le gana a la banqueta. No sé qué propondría para este caso, porque tampoco estoy a favor de mutilar los árboles para que "quepan" en la banqueta... tal vez lo mejor hubiera sido no haber plantado esa especie de árbol en primer lugar.