lunes, 8 de marzo de 2010

Gas



Una de las experiencias más incómodas para el peatón en Monterrey es cruzar una gasolinería. A todos nos ha tocado,  tener que caminar con la misma precaución como si estuvieras cruzando una calle.

2 comentarios:

azalea dijo...

si...me hacen sentir muy vulnerable.

Ciudadana Herzeleid dijo...

A mi no me hacen sentir vulnerable, a mi me hacen que mienta la madre a los que deciden construirlas ¿cómo diablos se les ocurre?